Bio

“Pinto para conectar con el Amor y la Felicidad que todos somos”.

Bio

Marga Sänz

San Lorenzo del Escorial, Madrid.

 

Marga Sänz destaca en su infancia por su creatividad y una especial sensibilidad por el dibujo y la pintura, y en particular por la mezcla y composición de la paleta de colores.

Lo que le lleva a dedicarse al estudio de las Bellas Artes de manera profesional y se forja en diseño de moda y diseño gráfico posteriormente, el cual se convierte en su principal dedicación durante 20 años en los que trabajó, principalmente, en puestos de diseño gráfico y creatividad publicitaria.

Su curiosidad por el mundo del arte y el sentido de la vida, le lleva a años de reflexión interior y a viajes introspectivos por el mundo, especialmente por Asia y Europa, siendo la India un punto de inflexión en su inevitable carrera hacia el mundo del color y el arte. En estos años, recorre cientos de museos y exposiciones que le sirven de profunda inspiración y descubre algunas de las terapias que le ayudan a entender la vida de otra forma totalmente opuesta a como lo había hecho hasta ese momento. Atreviéndose también a dedicarse a su oculta pasión, la pintura.

La práctica de la meditación se convierte en lo más importante en su desarrollo personal  para alcanzar un estado de paz y felicidad interior como nunca antes. También practica técnicas de contacto energético como el Reiki, que le sirve para comenzar a conectar con energías de sanación comprobando sus beneficios en ella misma y en otras personas.

Así decide unir su pasión por la pintura con su terapia energética para conectar la pintura con la alegría y la salud y comienza a crear obras en estado de meditación. Lo llama arte energético o pintura de la luz, y en el proceso conecta con personas, emociones o situaciones para sanarlas a través del amor.

Este tipo de arte refleja su conexión intuitiva con la naturaleza y el universo, con un único estilo colorista y luminoso, transmitiendo la alegría, la paz y la belleza que siente, a través de su obra.


Pinto la alegría que todos somos por dentro, cuando nos quitamos las capas del ego”.